Cómo conservar alimentos en nuestra cámara frigorífica

Cómo conservar alimentos en nuestra cámara frigorífica

La refrigeración de los alimentos y su disposición en cámaras frigoríficas, así como las conservas o el vacío, entre otros, han permitido mantener en buen estado productos alimentarios que, en otros tiempos, degeneraban con mucha más facilidad y rapidez.

Un aspecto importante que aporta la conservación por frío a temperaturas positivas (0 – 5ºC) es que mantiene las propiedades organolépticas de dichos alimentos como son el sabor, el olor y la textura. Esto se potencia si el producto en cuestión no ha sufrido cambios de temperatura en su periodo de conservación. Es por esto que, aun sin tener producto congelado, no se debe romper la cadena de frío.

Otro aspecto por el cual la precisión en la temperatura es importante es la prevención del crecimiento de agentes patógenos. Por ejemplo, podemos nombrar Clostridium botulinum, causante de una enfermedad muy grave llamada botulismo. Esta bacteria crece en ambientes con poco oxígeno, alta humedad y temperaturas de 25 a 35ºC. Por este motivo la conservación y buena disposición de los alimentos en las cámaras frigoríficas es esencial ya que éstas aportan un ambiente bien ventilado, una humedad ligeramente inferior a la exterior y, por supuesto, temperaturas de 0 a 10ºC si se trata de una cámara positiva de conservación.

A continuación mostramos algunos consejos para una óptima conservación de los alimentos en cámaras o recintos refrigerados:

1. Entrada del género en la cámara frigorífica

Debe ser preferiblemente con el producto ya frío para evitar tanto sobreesfuerzos del motor del recinto como exceso de humedad dentro del mismo. Como hemos dicho, no hay que romper la cadena de frío, así que si podemos disponer del producto en temperatura de conservación debemos introducirlo en la cámara con la máxima celeridad posible.

2. Disposición de los distintos tipos de alimentos

Como es sabido, no se deben mezclar distintos tipos de alimentos en su almacenaje. Por ejemplo, no podemos guardar en una misma caja pescado con carne o carne con verduras. Lo óptimo sería almacenar cada tipo de producto en una cámara frigorífica específica. Esto no siempre es posible debido al presupuesto disponible. En estos casos recomendamos estructurar por zonas nuestra cámara y evitar el contacto entre alimentos en las partes límite de estas zonas.

3. Estructuración por niveles

Muy en relación con el punto anterior, hablaremos de la estructuración por niveles, es decir, la altura óptima de cada tipo de alimento. La disposición por alturas se consigue mediante estanterías especiales para cámaras frigoríficas ya que sus materiales no sufren por la exposición al frío y el plástico de sus baldas es sanitario. Hay que tener en cuenta que en un recinto frigorífico, pese a generarse un ambiente y temperatura homogéneos, siempre podemos encontrar ligeras variaciones en grados de la temperatura. Por eso, productos más delicados como las verduras, los almacenaremos en los niveles intermedios, lejos de la parte más fría de la cámara (el suelo, por densidad de aire) pero también alejados del flujo directo de aire del evaporador. En contraposición, la carne puede estar en estas posiciones no recomendadas para hortalizas y verduras.

fricontrol

Fricontrol Sistemas de Refrigeración, S.L.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Nombre:
E-mail: (No publicado)
Comentario:
Tipo de código